| Read Time: 4 minutes | Firm News

Como se publicó en Law360 - Por Chase Brockstedt y Philip Federico

(19 de octubre de 2022, 5:38 PM EDT) - Este mes hace cincuenta años que Estados Unidos reconoció formalmente el derecho a un agua limpia y segura y promulgó la Ley de Agua Limpia, cambiando para siempre el panorama de la legislación medioambiental y abriendo la puerta a otras importantes leyes medioambientales.

En el aniversario de oro de esta ley vital, es importante no sólo echar la vista atrás para ver lo lejos que hemos llegado como resultado, sino también cómo pueden ser los próximos 50 años de esta ley medioambiental a medida que la Ley de Aguas Limpias entra en una nueva era.

La Ley de Aguas Limpias fue uno de los primeros textos legislativos importantes para regular el medio ambiente, y básicamente prohibió la práctica de verter contaminantes -como aguas residuales sin tratar o residuos industriales sin tratar- en las aguas superficiales y receptoras.

Ello no sólo dio lugar a una mejora espectacular e inmediata de la salud y la seguridad de las vías navegables de todo el país, sino que también contribuyó a establecer una jurisprudencia adicional que protege los océanos, lagos y ríos de nuestro país.

Aunque el progreso que hemos realizado desde aquel día de hace cinco décadas no puede medirse en su totalidad, se ha logrado a través de dos vías importantes.

En primer lugar, la Ley de Aguas Limpias ha sido y sigue siendo utilizada por los organismos encargados de hacer cumplir la ley, que actúan como vigilantes de la contaminación ambiental por parte de las empresas.

Ese uso de la ley por parte de nuestro gobierno es importante, y ha marcado una diferencia significativa en los últimos 50 años.

Sin embargo, los organismos de aplicación de la ley, tanto locales como federales, suelen carecer de fondos y personal suficientes y tienen que supervisar grandes jurisdicciones.

Desgraciadamente, esto puede conducir a una falta de acción significativa por parte de esos organismos, lo que permite a los contaminadores pasar desapercibidos en detrimento de las comunidades en las que operan.

Cuando eso ocurre, corresponde a las comunidades y a sus residentes tomar medidas para corregir la injusticia medioambiental allí donde se produzca.

En consecuencia, otro aspecto de la ley se ha desarrollado a raíz de una reciente sentencia del Tribunal Supremo de Estados Unidos.

En 2020, en el caso County of Maui v. Hawaiʻi Wildlife Fund -que algunos han bautizado como el caso del agua limpia del siglo-, el Tribunal Supremo se puso de parte de los defensores del agua limpia tras una disputa de décadas sobre una planta de tratamiento de aguas residuales, sus vertidos contaminantes y un arrecife de coral parcialmente muerto en Hawái.

La decisión del tribunal mantuvo en vigor protecciones vitales para los océanos, lagos y ríos del país, y determinó que los vertidos -incluso los que no van directamente a aguas navegables- están regulados por la Ley de Aguas Limpias si existe una conexión hidrológica con el agua receptora.

Esta sentencia fue un punto de inflexión para el impacto de la ley y para el medio ambiente en general, porque fijó en piedra la intención de la ley de una manera que abrió la puerta a una mayor responsabilidad de los contaminadores.

Con la ley de su lado, más litigantes han podido acudir en ayuda de las comunidades contaminadas ilegalmente.

Hoy en día, los litigios medioambientales para hacer justicia a las empresas contaminantes están en primera línea de la conciencia pública, ya se trate de los efectos de los PFAS, la exposición al plomo tóxico u otros contaminantes peligrosos en nuestros sistemas de abastecimiento de agua.

La Agencia de Protección del Medio Ambiente de EE.UU., los organismos locales encargados de hacer cumplir la ley y organizaciones como Earthjustice y Sierra Club están ayudando a luchar por la igualdad de acceso al agua limpia. Pero con sus limitados recursos, sólo pueden librar una parte de esta batalla.

La segunda frontera que abrió la Ley de Aguas Limpias es la capacidad de los ciudadanos de a pie para reclamar justicia a través de nuestro sistema de justicia civil, complementando los esfuerzos de los reguladores.

Cuando se produce una contaminación peligrosa y los organismos de control no consiguen detenerla o hacer rendir cuentas a los responsables, una comunidad puede presentar una demanda ciudadana contra la empresa contaminante.

Esta vía legal adicional da voz a los más pequeños y la oportunidad de tener su día en los tribunales.

De este modo, las comunidades no sólo pueden obtener una compensación por el daño que se les ha causado, sino que también pueden asegurarse de que se pone fin a la contaminación.

Este tipo de litigios es vital para la salud de nuestro medio ambiente y será una pieza importante del rompecabezas que supondrá mejorar el acceso al agua potable en los próximos 50 años.

Aunque la Ley de Aguas Limpias ha sido una herramienta indispensable para limpiar nuestro medio ambiente, estamos lejos de donde necesitamos estar, y los próximos 50 años serán cruciales en la lucha por el futuro de nuestro planeta.

Esto incluirá la eliminación de la contaminación por nitrógeno y mercurio procedente de centrales eléctricas y empresas agrícolas.

Y lo que es más importante, como ocurre con cualquier ley, la Ley de Aguas Limpias sólo es tan fuerte como los tribunales estén dispuestos a defenderla y la gente corriente esté dispuesta a tomar partido.

Otros problemas de contaminación, como las sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas y la contaminación por plomo, requerirán otras estrategias jurídicas además de la Ley de Aguas Limpias.

Los PFAS, en particular, serán una de las batallas medioambientales más importantes de nuestro tiempo. Estas "sustancias químicas para siempre" altamente tóxicas se detectan en el 97% de la población general y pueden causar daños a niveles mínimos.

Este mismo verano, la EPA actualizó sus advertencias sanitarias sobre el agua potable para estas sustancias químicas, a fin de reflejar que pueden producirse efectos negativos para la salud con concentraciones de ácido perfluorooctanoico o sulfonato de perfluorooctano en el agua del orden de partes por cuatrillón, lo que las convierte en uno de los contaminantes más nocivos del planeta. 

Debemos tomar medidas significativas a todos los niveles para remediar este problema masivo que sigue extendiéndose, antes de que altere permanentemente nuestra salud y nuestras vidas.

Aún queda mucho por hacer para garantizar la justicia y el acceso al agua potable.

Armados con poderosas leyes como la Ley de Agua Limpia -y tribunales dispuestos a defender su uso previsto-, los abogados deben seguir luchando para garantizar que los ciudadanos de todo el país tengan acceso a agua potable limpia y segura.

Foto del autor

Phil Federico es socio de Baird Mandalas Brockstedt & Federico, donde ayuda a dirigir las prácticas de Daños Colectivos / Acciones Colectivas y Derecho Ambiental, pasando a estas áreas después de comenzar su carrera como litigante de negligencia médica.

Phil ha dirigido y participado en litigios históricos y pioneros con veredictos y acuerdos que superan los mil millones de dólares.

Valora este post
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
Cargando...