| Read Time: 4 minutes | Firm News

Como se publicó en Reuters - Por Brent Ceryes y Patrick A. Thronson

18 de noviembre de 2021 - Desde la sentencia del Tribunal Supremo de 1997 en el caso Amchem Products, Inc. contra Windsor, se ha afirmado ampliamente -y de forma falsa- que los casos de lesiones personales no pueden litigarse con éxito como demandas colectivas.

Afortunadamente para los demandantes de hoy en día, la certificación de cuestiones en virtud de la Regla Federal de Procedimiento Civil 23(c)(4) ha evolucionado en los últimos años hasta convertirse en una vía viable para la certificación colectiva y la resolución de casos en casos de lesiones personales y daños a la propiedad.

Mediante el empleo de esta herramienta, los demandantes pueden tener más éxito en la obtención de justicia en casos que implican un daño generalizado con cuestiones de hecho comunes, pero en los que los daños individuales pueden ser demasiado bajos para perseguirlos de forma individualizada.

La Regla 23(c)(4) establece que "cuando proceda, una acción podrá interponerse o mantenerse como acción colectiva con respecto a determinadas cuestiones".

Es lo que se conoce como "issue certification". En pocas palabras, crea una vía alternativa para la certificación de clase al permitir que un caso grande o complicado se divida en piezas más pequeñas para hacerlo más eficiente y manejable.

Cuando numerosos demandantes (o demandados) comparten cuestiones fácticas o jurídicas comunes, la Regla 23(c)(4) permite a un tribunal fijar esas cuestiones particulares para el juicio, dejando las cuestiones individualizadas (por ejemplo, daños y perjuicios) para procedimientos posteriores individualizados.

Este enfoque puede agilizar los litigios -incluso en determinados casos de daños tóxicos, casos de protección de los consumidores y otros asuntos que implican elementos comunes de responsabilidad- proporcionando acceso a la justicia donde de otro modo no lo habría.

Una de las primeras interpretaciones de la Regla 23(c)(4) sostenía que cuando los demandantes pretendían certificar determinadas cuestiones en virtud de la Regla 23(b)(3), el caso en su conjunto debía cumplir los criterios de "predominio" de la Regla 23(b)(3). Castano v. Am. Tobacco Co. (Quinto Circuito, 1996).

En otras palabras, un tribunal tendría que determinar que las cuestiones de hecho o de derecho comunes a los miembros del grupo predominan sobre cualquier cuestión que afecte a los miembros individuales, independientemente de si esas cuestiones individuales se incluyeron entre las cuestiones certificadas.

Afortunadamente, la jurisprudencia ha progresado desde entonces. Hoy en día, un consenso de los circuitos federales permite a los litigantes cumplir el requisito de predominio de la Regla 23(b)(3) demostrando que las cuestiones comunes de hecho o de derecho predominan sólo en cuanto a las cuestiones que se pretende certificar, y no en cuanto al caso en su conjunto.

Los circuitos federales han confirmado a los tribunales de distrito que certifican la cuestión de la responsabilidad, así como los elementos individuales de la responsabilidad (o la aplicabilidad de las defensas) en casos de lesiones personales y daños a la propiedad, así como cuestiones de umbral.

En las circunstancias adecuadas, este enfoque puede proporcionar acceso a la justicia a grupos de personas perjudicadas por un acto ilícito común o una serie de actos, cuyos casos podrían no ser económicamente viables a través de litigios individuales.

Los tribunales también han sostenido que esta técnica no infringe la Cláusula de Reexamen de la Séptima Enmienda. 2 Newberg on Class Actions § 4:92 (5ª ed.).

Aunque la tendencia ha cambiado a favor de las demandas colectivas por cuestiones de fondo, la certificación por cuestiones de fondo sigue siendo mal entendida e infrautilizada entre los abogados de los demandantes. Muy pocos abogados utilizan esta herramienta en su beneficio a pesar de sus claras ventajas.

La certificación de la cuestión permite una "resolución más eficaz de la controversia", lo que beneficia a todas las partes implicadas: los demandantes y sus abogados, los peritos que, de otro modo, tendrían que comparecer potencialmente cientos de veces ante el tribunal, los demandados y los sistemas judiciales ya sobrecargados.

En lugar de que cientos o miles de demandas se litiguen individualmente, con jurados distintos que examinan los mismos documentos, consideran los mismos testimonios de expertos y pueden llegar a resultados dispares, la certificación evita esta redundancia y supone un ahorro sustancial de tiempo y gastos de litigio para todas las partes.

Por supuesto, esta mayor eficacia conlleva un riesgo de litigio más destilado para demandantes y demandados.

El jurado podría fallar a favor de los demandantes o de los demandados sobre estas cuestiones comunes, lo que podría dar lugar a un veredicto de defensa que podría vincular a todos los miembros del grupo.

Sin embargo, especialmente en casos que de otro modo nunca se presentarían debido a la realidad económica, estos riesgos de litigio pueden ser necesarios, y son compartidos a partes iguales por ambas partes.

Algunos casos de menor cuantía, incluidos algunos casos de lesiones personales, pueden beneficiarse en gran medida de la certificación de la cuestión. Por ejemplo, en el pasado, en muchos casos medioambientales se han abandonado las demandas por daños personales -incluso cuando los hechos sugerían que había demandas válidas- porque no podían litigarse a nivel colectivo.

La certificación de cuestiones de responsabilidad comunes, dejando los daños individualizados para procedimientos posteriores, puede proporcionar un mayor acceso a los tribunales a los afectados por la contaminación de las aguas subterráneas, la contaminación atmosférica u otros actos torticeros, porque las demandas no tienen que ser homogéneas para que se certifique la clase.

En estas circunstancias, tras el juicio sobre las cuestiones comunes de responsabilidad, pueden celebrarse "mini-juicios" manejables y rentables, que permitan un examen individualizado de las lesiones personales de cada miembro del grupo.

Especialmente a medida que los factores económicos y tecnológicos hacen que nuestro mundo sea más pequeño, los actos ilícitos de empresas y particulares a menudo provocan daños económicos y no económicos generalizados.

En algunos casos, el daño causado a un individuo puede ser lo suficientemente importante como para justificar los cientos de miles, si no millones, de dólares en gastos de litigación para llevar un caso a juicio. Sin embargo, no suele ser así.

En ausencia de herramientas como la certificación colectiva, y la certificación por cuestiones en particular, nuestro sistema de justicia no proporcionaría un recurso justo a estas víctimas, incluso cuando los daños agregados en un caso puedan ser enormes.

Sin estas herramientas, las empresas podrían incurrir en conductas peligrosas que perjudican a grandes grupos de personas sin que nuestro sistema de justicia civil les exija responsabilidades.

En la actualidad, la certificación de asuntos favorece los intereses de la justicia para los demandantes y proporciona a los tribunales federales las herramientas necesarias para la gestión de casos, al abrir una puerta a casos más pequeños y diversos que, de otro modo, no serían económicamente viables, dados los elevados costes de los litigios.

Especialmente en situaciones en las que muchas personas se han visto perjudicadas por una conducta común, los abogados de los demandantes deben considerar si la certificación de la cuestión puede ser apropiada, y seguir abogando por su aplicación ante jueces, comités de normas y legislaturas, según sea necesario.

Foto del autor

Phil Federico es socio de Baird Mandalas Brockstedt & Federico, donde ayuda a dirigir las prácticas de Daños Colectivos / Acciones Colectivas y Derecho Ambiental, pasando a estas áreas después de comenzar su carrera como litigante de negligencia médica.

Phil ha dirigido y participado en litigios históricos y pioneros con veredictos y acuerdos que superan los mil millones de dólares.

Valora este post
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
Cargando...